miércoles, 8 de mayo de 2013

MI JUEVES EN MIÉRCOLES

Esta semana San de " y nacimos casualmente" nos propone escribir con el "corazón contento", eso sí incluyendo en el relato las siguientes palabras:

chispeante
tintinar
burbujas
lábil
vos
oleaje
tirillas
zalamero
ajonjolí
malote
torrente
beso

Y aquí el resultado...



-      Vos sí que sos un tirillas  y un zalamero -  me despedí de él tirándole un beso.

Era el típico malote de película pero me gustaba demasiado; mi madre me lo había advertido en muchas ocasiones: tu corazón es lábil y parece que tienes un sexto sentido, una habilidad especial cuya única función es detectar chicos poco convenientes,  en cuanto se te acerca uno empieza a tintinar la campanilla de “atención, alerta … chico guapo y peligroso a las dos en punto” ; y había vuelto a ocurrir, mi corazón parecía un chispeante refresco de burbujas cada vez que me miraba y mi torrente sanguíneo alcanzaba una velocidad de vértigo, estar con él era como bajar a toda velocidad por una montaña rusa, como navegar en una tarde  de fuerte oleaje… y un día sin verle  era como un pan de hamburguesa sin ajonjolí.

Aquellas palabras fueron las últimas que nos dijimos. No volví a saber de él. Según me han contado ahora sale con una rubia explosiva y despampanante… lloré durante días, pero ayer cuando regresaba a casa cansada y distraída tropecé con un chico, me agarró fuerte por la cintura evitando que besara el suelo y… o Papá Noel viene en mayo o mi campanilla de emergencia tintineaba de nuevo
 
Más corazones contentos en casa de la sonriente San

28 comentarios:

  1. Vaya, vaya, cuanta campanita tintinea por los últimos espacios que estoy leyendo. Muy bello Tere, suena muy juvenil y me gusta. Bss.

    ResponderEliminar
  2. A rey muerto rey puesto, qué facilidad se tiene cuando hay pocos años.
    Me ha encantado. (tú no has estado ñoña, al contrario).
    Un abrazo fuerte.
    Leonor

    ResponderEliminar
  3. Normal. Estos malotes son uns furtapatos, jajajaja...

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Tu protagonista sabe muy bién lo que se hace: Esquivar al malon, y dar al bienvenida al Papa Noel primaveral. Esto sí, bajo la estricta mirada de su madre, que de esto sabe un rato.
    Me ha gustado leerte.

    ResponderEliminar
  5. Las madres tienen un sexto sentido siempre.

    ResponderEliminar
  6. No tiene remedio esta chica... jaja! Bueno, son cosas de la edad, que diablos!

    Bss.

    ResponderEliminar
  7. la protagonista de este texto es hábil en encontrar tipos inadecuados...
    sabes que yo soy de ese estilo. aunque lo que yo suelo encontarr son barrotes, sí, esos que sostienen señales en las aceras cuando llego a toro desde mi pueblo dando pedales. ¡¡ya me tragado tres en los últimos 15 días¡¡
    medio beso.

    ResponderEliminar
  8. Tal parece que tu y yo nos hemos tropezado con el mismo tipo jajajaja ¡Nos gustan los malotes y qué! ya la vida real se encarga de ponernos en nuestro sitio.

    ResponderEliminar
  9. Muy bien aprovechadas las palabras obligadas para armar un relato armonioso y bien estructurado.
    Esa campanilla acostumbra a tintinear sin que se sepan bien los motivos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Qué bonita historia Teriri, me recuerda un poco a mí que soy experta en hombres inadecuados ja,ja...Por cierto, hoy me ha tintineado a mí el corazón al ver a alguien...¿será la primavera? Un beso

    ResponderEliminar
  11. ahhhhhh...excelente!...no sólo te las ingeniaste con holgura para hilvanar la selección de palabras, sino que además armaste con inteligencia una historia redonda con buen mensaje incluido.
    Me gustó mucho!

    ResponderEliminar
  12. Un historión si señora, de principio a fin, !pobre chica! no tenia buen ojo y es que los malotes y zalameros son miel para las abejas juguetonas.
    Me gustó Tere, un Abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Qué rabia, no sé que tienen los malotes que siempre consiguen a las mejores chicas. Jajaja Me ha encantado, tan fresco.

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Una historia de amor, con final y el inicio de otra, que espero sea con final feliz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Hola Tere.

    Me ha gustado mucho tu relato. No está mal ideado lo de esa campanilla de emergencia que, junto a la clarividencia de las madres, forman un buen tandem.

    Un placer leerte.

    Te dejo un abrazo.

    Lupe

    ResponderEliminar
  16. Me encanta la frase final, me has vuelto a hacer reir sonoramente.
    Buen relato, amiga güevera.
    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  17. Esperemos que esta vez sea la definitiva.
    Me gustó mucho tu propuesta y ¡qué bien enlazaste cada palabra!.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Las mamás con su permanente olfato, guardianes del presente de sus queridas hijas, también detectan los Papa Noel de Mayo, no te esfuerces, no hay solución.
    besos

    ResponderEliminar
  19. El amor y los enamoramientos... alguna vez viví tales experiencias de tintineos y alertas. Pero... una aprende en la medida que pasan los años y vamos sumando experiencias... o no? :)
    Muy buen relato, tiene esa cuota de frescura y humor que bien sabes poner a tus historias.
    Un beso a corazón contento!
    Gaby*
    Saludos al pajarillo que bien contento ha de estar también en su nuevo nido!

    ResponderEliminar
  20. Un amor viene y otro se va, la vida es así. Espero que este no fuera tan malote. Relato tratado con buen sentido del humor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. tariri, has estado a tu altura, un gran trabajo guapa, digno de ti

    ResponderEliminar
  22. Me has hecho reir y volver a mis 15 años, cuando los amores son de quita y pon, el corazón sufre...Pero poco tiempo, a esa edad los malotes abundan jajajaa.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
  23. Un clavo saca otro clavo. Ale!!! ^_^

    Besos, Teresa.

    ResponderEliminar
  24. Lo que nuestras madres no sepan...jajaja

    ResponderEliminar
  25. Algunas mujeres, como la protagonista de tu historia, parecen tener una habilidad especial para no hacer caso a esa campanilla de emergencia que les avisa de los chicos malotes. Es más, parecen sentirse fuertemente atraidas por ese tipo de hombre.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Interesante planteo.
    Podría haber sido peor para la protagonista, conociendo la tematica de tus relatos. Solo la dejo por una rubia despampanante.
    Buen relato

    ResponderEliminar
  27. ah, qué relato tan... iba a decir bonito, pero como es otro tropezòn..., iba a decir divertido, pero si no sabe elegir..., igual, me hizo reir como hacen reir las comedias dramáticas y ha sido un recreo en este finde en el que recien tengo un momento para mí.
    gracias por eso!
    abrazo, teriri!

    ResponderEliminar
  28. A veces se aprende con los años, a veces ni con ellos.
    Lo que tampoco se aprende, sino que se nace, es con el don de "enredar" bien las palabras en una bonita y/o dramática historia.
    Ud. tiene ese don, señora!

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Deja en mis puntos suspensivos tus palabras...