miércoles, 9 de mayo de 2012

ÉRASE UNA VEZ...


ESTE JUEVES, UN RELATO… ÉRASE UNA VEZ



Esta semana nuestro compi juevero José Vicente nos ha propuesto viajar al mundo de los cuentos y de la fantasía, así que… allí nos vamos.

Érase una vez un reino, un reino en el que todos sus habitantes vivían felices y comían perdices: os estoy hablando del Reino de la Fantasía.

 En él podíamos encontrar a Caperucita haciendo pilates con el lobo, a Blancanieves concentrada en el libro de Pierre Dukan porque los enanitos habían empezado la operación bikini, al príncipe encantado entrenando para un triatlón, a la malvada madrastra de Cenicienta en un curso de autoayuda online dirigido por Pepito Grillo, a los tres cerditos construyendo un chalet adosado para Peppa Pig o al ratón Pérez y al hada de los dientes paseando su amor por el lago de las luciérnagas.

 Sin embargo, desde hace un tiempo algo no iba bien, los protagonistas de nuestro cuento se encontraban cansados, apáticos, tensos, nerviosos y muy preocupados.

-      Algo muy grave tiene que estar ocurriendo - dijo Ricitos de oro- La memoria de los niños es lo que nos mantiene con vida, mientras lean nuestros cuentos y nuestras historias seguiremos existiendo, pero cuando ya no formemos parte de sus recuerdos nos desvaneceremos poco a poco, nos convertiremos en una sombra borrosa y desdibujada hasta que acabemos desapareciendo y esa será nuestro fin y el del reino de la fantasía.

    -      El futuro se nos presenta más negro que el rey Baltasar por la noche -refunfuñó   Gruñón- si no hacemos algo pronto no serviremos ni para adornar el papel higiénico cuando se jubile el perrito de Scottex.

-      Tenemos que actuar ya - habló Pinocho con decisión - a grandes males grandes remedios, yo propongo hacer una visita a Rumpelstitskin. El solo hecho de escuchar su nombre produjo un escalofrío en el cuerpo de todos los que en ese momento se encontraban en el bosque de las hadas.

             - Pero Pinocho, esa es una decisión muy seria e irrevocable, no podemos tomarla a la ligera -dijo Blancanieves.

 -      Soy consciente de ello - contestó el muñeco de madera- pero también sé que si no lo hacemos todo se acabará.

         -  A ver si lo entiendo -intervino mudito- lo sé, mudito no habla, pero este cuento es así; ¿estáis diciendo que vayamos a ver a ese señor de nombre impronunciable y que le vendamos nuestras almas a cambio de seguir existiendo en el corazón de los niños y de que sigan creyendo en la magia y en la fantasía?

 -      Lo que decimos es que alguien está ocupando nuestro lugar en las estanterías y en el corazón de los niñ@s y que eso no podemos permitirlo.

 Está bien, si estamos de acuerdo todos iremos a ver a Rumpelstitskin -dijo el príncipe Felipe, el marido de la Bella durmiente, no el de Leticia, que ese es otro- sería conveniente nombrar a un representante, yo propongo a Pepito Grillo, si os parece bien; todos asintieron en silencio.

 Y así fue como la voz de la conciencia de Pinocho se convirtió en líder de las negociaciones y partió con paso triste hacia la casa del malvado hombrecillo.

 -      Lalaralarajo, voy por el atajo…lalaralarajo voy por el atajo…, canturreaba sin ganas pero… como es un cuento.

Unos kilómetros por el atajo más tarde golpeaba el portón de la casa del siniestro personaje.

 -      Rumpelstitskin - dijo Pepito Grillo- acudo a ti en nombre de los habitantes del reino de la fantasía y en el mío propio. Ante la impotencia y el temor, no ya a nuestra propia muerte, sino a que desaparezca la ilusión, la magia y la inocencia, hemos tomado la difícil decisión de hacer un trato contigo: te ofrecemos nuestras almas a cambio de perdurar para la eternidad en la memoria de los niñ@s.

 -      No sé si me interesa lo que me propones, insecto, al fin y al cabo, ¿qué gano yo con poseer vuestras almas?- contestó Rumpelstitskin.

 -      Tú eres un ser malvado, sin conciencia y estás disfrutando solo de pensar que puedes convertirte en nuestro amo, no disimules- le retó Pepito Grillo.

 -      Está bien bicho asqueroso, acepto el trato, tendréis noticias mías muy pronto, hablaré con mi abogado para que redacte el contrato, ahora puedes irte, criaturilla jejejeje

 Rumpelstitskin se dirigió a sus aposentos murmurando: ¡pobres bobos! ¡qué ilusos!

 Con una diabólica sonrisa en su rostro volvió a la cama donde le esperaban deslumbrantes y espeluznísimas las Monster high, se acomodó entre ellas y les susurró:

-      Tranquilas chicas, un trato es un trato y me gustáis más vosotras que  ese grillo loco.

 Y tanto sueño les entró que este cuento aquí se acabó. Felices fueron, perdices comieron y a mí no me dieron porque no quisieron.


Ya que digo, más cuentos y más finales felices…o no en casa de José Vicente

   
                                                           




22 comentarios:

  1. Cariño!!!!!! que divertido y que imaginación más extraordinaria. Un repaso por mis sueños, los de mis hijos y los de mis nietas en un cuento lleno de ternura y un punto de intriga...
    No podemos dejar en el olvido los cuentos, los sueños, las ilusiones, no. Alimentemos al niño que todos llevamos dentro y llegaremos, tengamos la edad que tengamos a los niños que nos rodean. Alimentemos sus ilusiones...
    Besitos princesa...

    ResponderEliminar
  2. Original y divertido jeje, nuestros personajes tan queridos negociando, con un sádico que le gustan las muñecas brazz, los tiempos cambian, nuestros queridos personajes ¿porque no?

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, eso si que es darle la vuelta a un cuento. Palabra de Shreck, jajaja. ¡Si hasta mudito habla!.
    Me ha encantado, un cuento lleno de imaginación y donde nadie es quien debería de ser. Hasta el malo de nombre impronunciable se sale con la suya.
    Enhorabuena Tere, lo he disfrutado de veras.

    Muchas gracias y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja, eso es imaginación al servicio de la bendita infancia que cada vez parece más corta. Bss.

    ResponderEliminar
  5. Me lo he pasado de coña leyéndote. Opino que los personajes se habían reciclado bastante bien a nuestros días, sin embargo no bastan pilates para estar en forma dentro de las cabezas infantiles. Vender el alma no es recomnedable nunca, se acaba mal y sin saber quien eres, sin embargo no creo que los niños abandonen la fantasía, va contra natura, tal vez inventen otros pinochos con mando a distancia, tal vez pidan cuentos con lobos hombres lobos, pero morir los cuentos !imposible! Besitos muy contentos por tu cuento.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno Tere, ha sido fantástico leerte, lo que me he reído imaginando a la malvada madrastra de Cenicienta en un curso de autoayuda online, jajaja.
    Todos los personajes adaptados al momento actual y con un fin perfecto, porque ya me imagino al del nombre impronunciable tan ocupado con las Monster high que se olvida de la firma del contrato.
    Un beso
    Mar

    ResponderEliminar
  7. Ha sido divertido el cuento. El momento actual va que ni pintado para adaptar todos estos personajes que se sienten marginados por los niños. Menos mal que el monstruo ese no se acordó del trato y así los dejó tranquilos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, Teresa, soy nueva por aquí, es mi primera incursión en los relatos jueveros. Tu cuento es un buenísimo "remake" actualizado de esos que hacen los americanos. Nuestros entrañables personajes de la infancia al ritmo del siglo XXI, ¡qué bueno! De todas maneras yo mucho temo que esto no se solucione ni vendiéndole el alma al mismísimo diablo. Yo aún les conté todos esos cuentos a mis hijos, pero no estoy segura de que ellos lo hagan con los suyos. Si me dan tiempo a conocer a mis nietos (porque ¡vaya tela, cómo tardan ahora en decidirse!!)yo se los contaré, me niego a que todo ese candor se vea sustituído por los horribles dibujos animados de la espantosa TV.Muchos besos y hasta el jueves!

    ResponderEliminar
  9. Divertido, ingenioso, actual, has hecho un buen gazpacho de personajes donde cada uno iba a lo suyo, haciendo pilates, preocupándose por la dieta, yendo al psicólogo, o entrenándose. Pero no será necesario que vendan su alma a ese señor de nombre que no tengo ganas de copiar, porque la fantasía nunca se perderá. Aquí nos tienes a nosotros con más años que Matusalén, al menos en mi caso, recordando los cuentos infantiles y homenajeando a sus personajes.
    Un beso fantástico.

    ResponderEliminar
  10. Si...muy divertido, muy Shreck, muy joven y dinámico.
    Está bueno escribir y hacerlo a gusto de la fantasía y la imaginación, sin reglas ni premisas: eso sí es libertad!!! jajaj

    besos y gracias por la diversión.

    ResponderEliminar
  11. Buenísimo! Francamente, te has pasado con este cuento, actual, real... y encima, llevado de manera tan graciosa y amena que ha sido un placer leerte!
    Mis felicitaciones y un gracias redondo y orondo, por regalarnos este momento tan sabroso!
    Besos al vuelo (van más que sonrientes):
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. Pues será que estoy vago, o que los compañeros son geniales. No tengo nada mejor que decir que lo que dice Leonor, me sumo.
    Y tiene razón José Vte., es un cuento perfectamente trazado al revés. Muy buen ejercicio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Que noooooo, que no se pierden, que siempre habrá niños nuevos y orejas impolutas, que lo sé yo, que me paso cada domingo horas y horas cuenta que te contarás, clásico tras clásico...

    Un beso y un cafelito.

    ResponderEliminar
  14. ¡Madre mia de mi almaaaaaa! que puzzle de cuentos tan bien desordenado. Esto es un ejercicio para despertar la fantasia y la imaginacion. ¡Que risa! y me importa un pimiento que se me acentuen las patas de gallo.
    Muaaakssssssss

    ResponderEliminar
  15. Me encantó tu cuento! no solo por el original enfoque sino por la divertida manera de presentar los personajes! De entrada nomás, la imagen de Caperucita haciendo pilates junto al lobo me resultó brillante1 ajjajaaj...y del resto, ni qué hablar!...muy divertido.
    Un abrazo juevero.

    ResponderEliminar
  16. Pienso que en lugar de acudir al Rumpel... como se llame, tendrían que haber publicado los cuentos que les dieron vida en Twitter, YouTube, Facebook, etc. porque es la única forma de no desaparecer del mundo de los niños, expertos como son en todas estas herramientas y redes sociales. Adaptarse a o morir.
    Me ha encantado tu cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Teresa jajajjaja, me he divertido muchisimo imaginando las escenas que nos has contado , con tanta gracia y desparpajo.
    Este jueves la fantasia nos esta haciendo muy felices, la tuya nos ha traido al presente y he disfrutado como una niña, besos guapa.

    ResponderEliminar
  18. primera cuestión, tere de los oteos...estoy más dormido que carracuca, que no sé si es un personaje de cuento...segunda cuestión...a pesar de ello, puedo decirte que has intentado y conseguido el humor...por que ¿qué eso,por ejemplo, de dar voz a un mudo o de dar casi casi vida en este mundo de cuentos a felipe...siendo aquel que habla por que te da la gana y este que está aquí, en el cuento, pero que no es el príncipe? olé por la niña...tercera cuestión...aunque no conozco a esas damas con las que el tipo ese de difícil pronunciación, para mí el maluto, no me extraña que pasara del grillo, pepito de nombre, ese....¡¡¡si las damas estaban como un trennnn encarrilado o descarrilado¡¡¡ yo quiero ser un maluto como ese...
    medio beso, tere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el maluto, como dices tú, el Rumpelstitskin, o algo así, también es un personaje clásico creo que nació de la imaginación de los hermanos Grimm que eran así de retorcidos...
      Beso y medio Gustav

      Eliminar
  19. La imaginación al poder, ¿tengo una duda? las novedades que bien las conoces ¿no?, jaja... Me ha encantado ver la revolución de mis dibus y cuentos, pero creo que no les hace falta vender el alma, todos tienen su sitio especial en nuestros corazones hasta los nuevos han pillado lugar cerquita de nuestros corazones, que me lo digan a mi que tengo a DracuLaura al lado... Los clásicos son los mejores...
    Me he reído, lo he imaginado y vivido, un lujo, ehh?...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con dos hijos y trabajando con niñ@s desde hace 17 años vivo entre dibujos y cuentos...a veces cuando me doy cuenta me he quedado sola en el sofá viendo a Pepa pig realmente concentrada en la serie, hasta que viene mi marido y me dice tú estás tonta? qué haces viendo los dibujos? jajajaj
      Besos

      Eliminar
  20. Bueno, bueno estos personajes amigos han sabido evolucionar y adaptarse a los tiempos que corren, un premio para la autora,divertida versión on line.
    Besos.

    ResponderEliminar

Deja en mis puntos suspensivos tus palabras...