miércoles, 8 de agosto de 2012

ESTE JUEVES... UN RELATO


RECUERDOS, SUEÑOS O PENSAMIENTOS



El relato de esta semana lo escribí hace algún tiempo, fue una de las primeras entradas de este blog; puede que algun@s ya lo conozcáis pero al leer la convocatoria de MªJosé  no lo dudé, sería un bonito recuerdo y un enorme abrazo virtual a mi abuelo que nos dejó hace ya algún tiempo.
El texto es un sueño real (todo lo real que puede ser un sueño) y recurrente que se cuela en mi cabeza muchas noches y que ha pasado de dejarme el corazón encogido a dibujarme una hermosa sonrisa.

Así que se lo dedico a él:

 Para mi abuelo Andrés porque esté dónde esté seguro que lo lee…


EL AUTOBÚS DE MADRUGADA
Aquella noche volví a abandonar mi cuerpo, no lo hacía por primera vez, ya no me asustaba, simplemente me dejaba ir.
Esperé en el portal, todo permanecía tranquilo, era de madrugada y tan solo algunos jóvenes que regresaban a casa rompían el silencio de la noche.
Pasó mi autobús, lo reconocí sin problemas, subí y me senté junto a la ventanilla, emocionada y nerviosa. No estaba sola, había más viajeros en el vehículo.
Por fin llegamos a la siguiente parada, las puertas se abrieron y allí esperaba  él, de nuevo, con su sombrero de fieltro gris y su gabardina, tal y como yo lo recordaba. Subió al autobús, saludó al conductor y se sentó junto a mí.
No sé durante cuánto tiempo hablamos ni cuánto duró nuestro recorrido, pero poco a poco el autobús se fue quedando sin pasajeros.
Amanecía…
Solo estábamos los dos cuando el vehículo se detuvo y mi abuelo me dijo:
-       Es tu parada, los vivos os bajáis aquí.
Y volví a ocupar mi cuerpo.

Más sueños, recuerdos o pensamientos en el lugar de encuentro de MªJosé







19 comentarios:

  1. Es la bendición de los sueños, cuando nos encuentra con los seres amados y seguramente la charla quedara en algún rincón, para cuando se necesite recordar una buenas palabras de quien seguramente nos ama.

    Toda la ternura siento en este sueño tan tuyo.
    Un tesoro.

    Un abrazo teresa.

    ResponderEliminar
  2. Con un cariñoso, tenaz esfuerzo de la mente, ese bus te condujo al hombre del sombrero de fieltro, hermoso trayecto, a la larga nunca se marchan, permanecen incluso más allá de los sueños.
    Un besito cariñoso Tere.

    ResponderEliminar
  3. Qué alegría cuando soñamos con seres queridos que se han ido. Los vemos tan reales como cuando estaban con nosotros y al despertar sentimos una paz interior muy grande. Creo que nunca nos vamos del todo mientras haya quien nos recuerde y nos sueñe.
    Eras consciente en tu sueño de que tu abuelo había muerto pero como en todos los sueños alteramos como queremos la realidad.

    Un beso, Leonor.

    ResponderEliminar
  4. Un sueño lleno de esperanza, muy bien descrito. Lo de dejar el cuepo da miedo; pero supongo que te acostumbras y después se vive como algo normal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Que bonito sueño.Yo siempre he creído que no nos abandonan,simplemente están en otro lugar, pero siguen cerca de nosotros.Esas personas son nuestros ángeles, que nos cuidan y nos protegen todos los días.Gracias por compartir Tere.Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susanita! qué alegría verte por aquí, por fin has conseguido entrar en el blog y comentar... pues que no se te olvide cómo se hace.
      Gracias guapísima!!
      Un besazo

      Eliminar
  6. Un sueño... Un viaje... Esas cosas extrañas que nos obsequia la vida, donde un hilito casi imperceptible intenta marcar un límite (un límite que se rompe, porque nuestra inquietud, nuestro deseo, tan íntimo y fuerte, nos lleva de algún modo hacia dónde y hacia quiénes queremos). La noche a través de un sueño te dio esa chance, y seguro que fue esperanzador y tierno ese recorrido junto a tu abuelo.
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Alguna vez me gustaría lograr hacer ese viaje y sentarme junto a mi mamá compartiendo un rato el mismo trayecto...
    Me has hecho emocionar...
    =)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un sueño totalmente diferente: recordar y vivir momentos tan reales como entrañables. Un abuelo querido es la persona que se desea volver a ver. Un relato curioso y afectuoso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Entrañable recuerdo, Teresa y una idea muy original de plantearlo. Yo no cocnocí a mis abuelos y envidio a los que como para ti han sido una figura importante en sus vidas. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un sueño cargado de ternura, esa forma de seguir charlando con una persona querida y en un viaje. Y la despedida del abuelo impresionante, hasta la siguiente charla.
    Besos, amiga güevera.

    ResponderEliminar
  11. Guau! Si fuera posible subir a ese autobús me gustaría encontrarme con mi padre, que seguramente vendría escuchando música y tarareando alguna melodía. Me diría "escuchá, escuchá esto!" y me convidaría algún caramelo de menta.
    Seguro que el señor de sombrero y gabardina te leyó este jueves.

    ;)

    un beso

    ResponderEliminar
  12. Me emocioné y me quedo pensando. Seguro que con el corazón y la mente los buscamos y seguro que ellos vienen a nuestro encuentro, y de alguna manera nos abrazamos de nuevo, y los tenemos. Solo que hay que agudizar mucho más la sensibilidad.

    Esa charla, cuando se ha querido tanto a alguien, no termina... siempre se puede a emprender el viaje a su encuentro, en nuestros sueños está uno de los caminos.

    besos jueveros, alegre y constante Tere!

    ResponderEliminar
  13. Recuerdo esta entrada, lo que no se es lo que te respondí, ahora al volverte a leer me sugiere, ya que dices que es un sueño repetitivo que algo muy grande te sigue uniendo a tu abuelo y que tu inconsciente te está avisando de que ya debes de soltarlo. A los muertos hay que saber enterrarlos, eso es el trabajo de duelo, doloroso pero necesario.
    Gracias por estar aqui.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. El reencuentro esperado con las personas que queremos y se nos fueron... te entiendo, a mi me quedaron tantas cosas que hablar con él, se echa de menos.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Un sueño repetitivo, seguro que la relación con él debió ser muy especial. Me ha gustado especialmente lo que comentas en la introducción, que ya te provoca una sonrisa,eso suena a aceptación y es bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Una belleza este relato. Qué lindo reencuentro!!!
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  17. Precioso recuerdo el de este sueño. Entiendo que aunque te inquietara al principio, te dejara una sonrisa al final. Entiendo lo de salirse del cuerpo en un sueño... En los sueños viajamos mucho... Muchas veces estamos más despiertos para cosas más "fantásticas" e incomprensibles, que cuando no dormimos. Y es verdad que, a veces cuando "dormimos", vienen a visitarnos los muertos. Es precioso cuando son seres queridos. Mi abuelo, la misma noche en que murió, vino a despedirse de mí. Estaba allí, me beso en la frente, no dijo nada y se fue. Tu texto me ha llevado a recordar con emoción y a pensar sobre esos viajes que hacemos semidespiertos.
    Un abrazo y encantada de conocer tu rincón

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias a tod@s por vuestras palabras y por "recordar" visitarme jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar

Deja en mis puntos suspensivos tus palabras...