miércoles, 28 de marzo de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO. VOLVIENDO A LOS ORÍGENES

¡Hola a todos!

Como mucho de vosotros ya sabéis mis orígenes en este mundillo literario hay que buscarlos en el ciberespacio, en este blog al que tanto debo y quiero, y a mis amigos jueveros que me permitieron compartir con ellos textos, risas y llantos durante mucho tiempo y a los que, aunque los tengo abandonados, que no olvidados, sigo cada semana para ver sobre qué están escribiendo y, cuando puedo, leo sus textos. Sé que ha habido incorporaciones nuevas, a muchos de ellos ya ni los conozco, pero da igual, nos une el amor y la ilusión por la literatura, más que suficiente para mantenernos unidos siempre.

Los jueveros me recibieron con los brazos abiertos y eso es algo que nunca olvidaré y por lo que les estaré siempre agradecida.

Ser juevera fue una experiencia maravillosa, de la que guardo muy buenos recuerdos y a la que tengo un cariño muy especial. Las circunstancias, el trabajo, la falta de tiempo y la vida hicieron que cada vez me resultara más complicado tanto escribir el texto de cada semana como visitar los blogs de los compañeros para leer sus aportaciones y, poco a poco, fui dejando de participar en las convocatorias literarias, pero nunca de serlo, porque juevero se es para siempre, por eso hoy vuelvo a casa, a mi familia de los jueves y lo hago con muchísimas ganas y muchísima ilusión.

La convocatoria literaria de 'Este jueves, un relato' me "obligaba" a escribir cada semana, a hacer público mi trabajo, a vencer el miedo a sentirme "expuesta y desnuda" a través de mis letras, a las críticas no demasiado buenas, las buenas no me daban tanto miedo, quizá ahora me dan más; pero sobre todo me permitió conocer a personas excepcionales que se convirtieron en amigos. A algunos de ellos he podido desvirtualizar y a otros todavía no, pero espero hacerlo algún día.

Uno de esos amigos a los que, lamentablemente, la distancia no me ha permitido desvirtualizar es el anfitrión de esta semana: El Demiurgo de Hurlingham, con el que siempre he tenido un feeling muy especial, con él y con Mara Laira, Duality y demás personajes habituales de su blog. Así que aprovechando que las vacaciones de Semana Santa me daban un respiro laboral decidí participar en su convocatoria, que podéis ver en el siguiente enlace:



http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.es/2018/03/este-jueves-un-relato-dibujos-acuarelas.html


Nos propone el Demiurgo escribir lo que la inspiración nos permita basándonos en una o más de una serie de ilustraciones propuestas. Esto es lo que ha salido.


 JUEVES DE DEMIURGO


Hoy he soñado de nuevo con el arquero y con su capucha verde, con aquella noche en la que me salvó o creyó salvarme. Podía haber escapado yo solita, debí hacerlo, pero algo no funcionó como tenía que haberlo hecho, mi mente se dejó engañar, todavía me estremezco de placer solo de recordarlo.
Todo comenzó con el árbol, el mismo por el que trepaba de niña para escapar de las persecuciones de mi medio hermano, de la muerte de mi madre,  el mismo en el que me escondía cuando  no quería que nadie me encontrara, donde podía hablar sola, un lugar en el que perderme y existir. 
No me vais a creer, pero ese árbol del que os hablo cobró vida atrapándome entre sus ramas, apretando mi cuello, mientras notaba  cómo el aire penetraba con mayor dificultad cada segundo que transcurría, cómo intentaba gritar sin conseguirlo, cómo me acercaba a la muerte en silencio, sin que nadie sospechara  lo que estaba ocurriendo; será masoquismo, pero aquella sensación de deleite y dolor que invadía mi cuerpo  me excitaba muchísimo. Notaba la dureza de las ramas, como si fueran dedos, impidiéndome respirar, sujetando mis manos y mis tobillos para que no pudiera defenderme. 



En ese momento, en el que estuve a punto de abandonar este mundo sin hacer ruido, cuando cerré los ojos para disfrutar de tan inesperado como surrealista final, apareció él: el hombre del arco y de la capucha verde. De un único flechazo destrozó el centro neurálgico de mi vegetal ¿enemigo?, obligándole a retraer sus extremidades apartándolas de mi cuerpo. Los dos escuchamos el gutural grito que brotó de sus entrañas al soltarme.




Caí al suelo mareada, con el cuello amoratado, con laceraciones sangrantes en las extremidades y confundida por aquella extraña experiencia que acababa de vivir.

Soy Duality, la mujer felina, un ser híbrido, tan sexual como peligroso, mis poderes son sobrehumanos, cualquier hombre sucumbiría a mis encantos, aunque no me hago responsable de lo que pueda ocurrir después…, estoy entrenada para matar, jamás un árbol podría derrotarme, pero aquel tenía algo especial.



Horas después desperté en su cama, mis heridas ya habían cicatrizado, no os extrañéis, mi genética no es como la vuestra, aunque mi cerebro seguía confuso.

Hoy he soñado de nuevo con el arquero y con su capucha verde. Me despierto y siento el calor de su cuerpo junto al mío, todavía es de noche, duerme. Me levanto y me acerco a la ventana, necesito respirar aire fresco. Cuando nota mi ausencia camina descalzo hasta mí, me abraza por la espalda.



Sé lo que están pensando, lectores. No hace falta que digan nada, lo sé. Sé que los árboles no suelen cometer intentos de asesinato, sé que nadie cree mi historia, que piensan que Duality es un personaje de mi trastornada cabeza, que no existe ningún arquero encapuchado con un modulador de voz que me salvara aquella noche y que me esté abrazando ahora. Pero mi mundo es mucho más completo desde que Arrow, ¿me permitís que le llame así? forma parte de él. Aunque tengamos que vivir aquí los dos, aunque me sigan aumentando la dosis de mi medicación.






Me he pasado de palabras, lo sé, no me regañéis mucho :)

Aprovecho para dejar los links a dos entradas anteriores en la que ya aparecía el personaje de Duality




No os olvidéis de pasar por el blog de El Demiurgo y disfrutar con los relatos del resto de participantes.



¡Nos leemos pronto!















11 comentarios:

  1. No puedo enojarme con vos, por haberte excedido con las palabras. Algo que me ha pasado. No cuando me considerás un amigo. Contás lo que significan los jueves de relatos para vos.
    Y cuando aportaste un relato que significó tanto para la saga de Duality. Te debo gran parte de esta historia.

    Una historia que conocés muy bien, algo que se nota en este relato. Donde aparecen las tragedias de la mujer felina, la relación con su medio hermano. Y ese árbol, al que le diste un toque Evil Dead.

    Ya se ha planteado en algún relato. de yessy kan, el masoquismo de Duality.
    Y que ese famoso arquero aparezca para rescatarla. Yo creo que la mujer felina deseaba ser rescatada, para tener un encuentro de esos. Es que una mujer tan candente.

    Nada menos que un cross over con Arrow. Fantástico.

    Besos y abrazo enormes.

    ResponderEliminar
  2. El profundo deseo de ser rescatada y abrazada , es muy bueno tu relato, muy interesante, me gustó.
    Un abrazo

    Por cierto, poco importa el exceso de palabras cuando la lectura es tan buena

    ResponderEliminar
  3. En fin, se nota que eres una escritora profesional, enhorabuena por el relato.

    Saludos.

    Siento curiosidad por tu novela "Nada es lo que parece".

    ResponderEliminar
  4. Varios relatos que se pueden continuar.
    Abrazo vario.

    ResponderEliminar
  5. Excelente relato, te felicito por la maestría con que manejaste la narrativa, los personajes y las acciones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Buen regreso este Teresa, no creas que te olvidamos :), para nada, como no olvido esos finales tan tuyos en los relatos que nos dejas. Me gustó mucho como has ido construyendo una historia con las distintas ilustraciones de Demiurgo. Siempre un placer leerte y regresa de tarde en tarde mujer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Original e interesante la ligazón que has hecho con los diversos dibujos en el relato

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Teresa! Me ha gustado mucho tu relato. ¡Cada vez tengo más ganas de conocer a Duality! Me llamó la atención el placer que siente al verse atrapada por el árbol, y también al ser rescatada por el arquero,si bien ella es una gran guerrera. Muy curioso. Supongo que todos sentimos dentro de nosotros dicotomías parecidas.
    Un besazo juevero

    ResponderEliminar
  9. Hacía muchísimo que no te leía. Me pasa como a ti, que cuando no es una cosa es otro... o todas :-)Pero, de algún modo u otro siempre estamos y nos podemos recrear en textos como este que nos has presentado, un claroscuro de sueño y realidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. A veces, Teseo permite una excepción a la regla cuando las historias son contadas de una manera brillante...me encantó tu historia de.... amor??

    ResponderEliminar
  11. Excelnte historia, con varios dibujos y con una historia que los recorre.
    Besos

    ResponderEliminar

Deja en mis puntos suspensivos tus palabras...