viernes, 6 de julio de 2012

CAMBIO DE AIRES

Llegó el viento y se llevó las nubes y con las nubes la lluvia. Llegó el viento y se llevó con él las flores que no hubo, las que perduran para siempre en la imaginación y en los recuerdos; las que cubrieron los campos de mayo con un brillante y luminoso color amarillo y que algunos no llegaron a ver.

Llegó el viento y giró la veleta que hasta entonces había guiado mi vida.

Todo sucedió una calurosa tarde de verano, el solano soplaba con fuerza cuando una ráfaga inesperada se llevó mi sombrero, revolvió mi pelo y cambió mi destino; un destino incierto como las nubes de tormenta en noches de primavera y que me causaba una sensación de vacío en el estómago, una aparente calma como la que precede a la tempestad. De repente lo vi claro: coloqué mis rizos en su sitio, recogí del suelo mi pamela, saqué pecho y con decisión me dirigí a casa, me planté delante de mi marido y le dije:

-      He despejado mis dudas: voy a ser mujer del tiempo.






7 comentarios:

  1. Original relato el tuyo,Teresa. El viento que provoca tempestades, se lleva en este caso algo más que un sombrero...descompone pare recomponer, a una mujer nueva, decidida, y lo bastante fuerte para decir¡basta!
    Me ha encantado leerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Si cambió la dirección de la veleta que guió tu vida hasta ese momento, entonces no cabe duda que debes responder a ese cambio.
    Ojalá las tempestades se disipen en el cielo de tu vida...

    ResponderEliminar
  3. Bien hecho, hay que tomar la cabellera del tiempo con decisión, y a mal tiempo buena cara si es posible, esa es mi previsión para el día de hoy, sin nubes y despejado, calor, mar, piscina, siesta.
    Besito y suerte en el nuevo oficio, siempre imprevisible como todos.
    Besito.

    ResponderEliminar
  4. El viento se lleva muchas cosas. Tanto las buenas como las malas, se lo lleva todo. Es conveniente prever su dirección y fuerza, estar prevenido para que no nos afecte demasiado aquello que se nos lleva. Es una buena forma de tenerlo controlado saber anticipar su presencia y nada mejor para ello que ser mujer del tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Algunos resisten, otros dejan, otros avanzan...
    Espero que tus tempestades queden atrapados en vaso de agua.

    ResponderEliminar
  6. pasé x aqui,teresa. cuidado q si te equivocas te zurran. bss

    ResponderEliminar

Deja en mis puntos suspensivos tus palabras...