miércoles, 25 de julio de 2012

APORTACIÓN A LAS CRÓNICAS DE LA MUERTE DULCE


El relato que os dejo hoy es mi pequeña aportación al proyecto de mi amigo José Vte. García Torrijos titulado “Crónicas de la muerte dulce ”, un interesante trabajo literario basado en la profecía maya sobre el fin del mundo.
Es un texto duro pero espero que os guste.



18 SEPTIEMBRE 2012. FELIZ CUMPLEAÑOS



Hoy cumplo cuarenta y tengo la certeza de que es mi último cumpleaños.
 No puedo decir que me siento feliz porque no sería cierto pero sí he decidido celebrarlo. Daré una fiesta en  mi casa esta noche, nada multitudinario ni ostentoso aunque bien pudiera haberlo hecho, de poco me van a servir ya los ahorros que tengo en el banco o el plan de pensiones.

Estaremos en familia: mi marido, mis hijos, nos acompañarán mis padres, vendrán también mis hermanos con sus parejas, mi sobrina… pobrecilla, apenas hace unos meses que empezó a vivir… y algunos amigos, los más cercanos; otros ya no viven para poder acompañarme hoy, el maldito virus VMH-07 los infectó y acabó con sus vidas dejándonos una amarga sensación de impotencia, se fueron sin que pudiéramos hacer nada por evitarlo.
Ha sido una cena muy agradable, tranquila y divertida, sin tensiones familiares ni malos rollos.

 La noche transcurrió rememorando anécdotas de cuando éramos pequeños y recordando buenos momentos; nos hemos reído, nos hemos abrazado y, por unas horas, he conseguido que olvidaran que nuestros días estaban contados.

Saqué la tarta de la nevera, de selva negra, mi favorita y unas botellas de cava.
Brindamos por el pasado, no tenía sentido hacerlo por el futuro.

A la mañana siguiente hallaron nuestros cadáveres. Después de todo tuvimos una muerte dulce, puse el veneno en la tarta,  nadie lo notó; lo más duro fue darle ese biberón letal a la niña, se me saltaban las lágrimas mientras lo hacía, solo yo sabía que  era el último que tomaba.

 Decidí por todos, es cierto, pero no me arrepiento; yo ya estaba infectada,  el contagio era inevitable.
 En nuestro último aliento permanecimos juntos y fuimos felices.


Muchas gracias José Vte. por ofrecerme la posibilidad de colaborar en tu fantástico proyecto.





11 comentarios:

  1. Hola Tere, si me lo permites te voy a colocar aquí el mismo comentario que he puesto en las crónicas. Pero primero que nada permíteme darte las gracias por tu aportación:

    Excelente Tere, de una manera muy suave para un relato tan corto nos llevas hasta un final sobrecogedor que no deja indiferente.
    Sin duda es el tipo de relato que puede llevar a crear polemica, pero que se me antoja indispensable en un proyecto como éste de la muerte dulce, donde los personajes se ven de frente con situaciones extremas y donde se toman decisiones que pueden parecer incomprensibles en circunstancias normales.

    Muy valiente y magnífico relato.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  2. Duro el tema de saber cercano y certero el final...dura a la vez la decisión tomada por el personaje para intentar apaciguar el dolor y las consecuencias. Intentar endulzar la muerte inevitable...espero jamás la humanidad llegue a semejante extremo...
    Muy buen aporte para el proyecto de Vicente!

    Abrazos para ambos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Tere. Me ha encantado tu aportación a ese interesante proyecto de José Vte. "Crónicas de la Muerte Dulce". Se debe ser muy valiente para tomar una decisión así. Para esa familia ver cómo sus miembros iban muriendo uno tras otro hubiera sido una agonía mucho más insoportable. Ella asumió todo el peso de la decisión y le evitó a los suyos un dolor que hubiera sido lento y más difícil de soportar. Lo único que te comentaría es que me sorprende la elección que has hecho del narrador en 1ª persona,ya que la narradora también muere. ¿No habría sido mejor un narrador en 3ª persona, el que llaman omnisciente porque puede verlo todo y conocer íntimamente a todos los personajes? Bueno, es otra opción.
    Besos y felicidades por ese relato tan valiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta!
      Muchas gracias por tu comentario,, es cierto que la valentía y la sangre fría de la protagonista son dos cosas a tener en cuenta,no todos seríamos capaces de hacer una cosa así.
      En cuanto al narrador en primera persona,mi idea era que fuera el "espíritu" de la narradora o cómo se le quiera llamar el que desde la muerte termine de contarnos la historia, aunque el narrador en tercera persona también habría estado bien.
      Muchas gracias de nuevo y muchs besos Marta.
      P.D. Cuídate mucho.

      Eliminar
  4. Es un relato desolador a la vez que inquietante porque no es totalmente inverosimil que algo así pueda pasar en el futuro.
    Lo has contado muy bien en primera persona, te felicito por tu imagianción.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cieto que es un relato muy duro y bastante polémico, espero que nunca nos veamos en una situación semejante.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Esa última decisión, es la única que una madre estaría dispuesta a tomar: evitar el sufrimiento a su familia. Me ha parecido un buen texto. El final es inesperado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Esilleviana, una madre podría llegar a eso para evitar el sufrimiento de sus hijos.
      Muchas gracias por la visita y el comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Tere, perdona, estoy aletargada, desconectada, lo necesito, pero...no he querido fallar a la lectura de tu relato.
    Buena aportación a la idea de José Vte. "muerte dulce".
    Cuando no nos queda más que la muerte, conviene si es posible, despedirnos con banquetes y mirarnos a los ojos, la muerte, en definitiva es lo cierto, entre tanto, por unas horas, los recuerdos, las charlas.
    Una forma serena, dura y tierna a la vez, de afrontar lo inevitable. Me ha gustado mucho, besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga "cariñosa", ya he visto en tu blog y en el facebook que estás de lo más ocupada en interesantes menesteres y en buena compañías, por ello te agradezco doblemente que te hayas pasado por aquí a visitar mi "muerte dulce", me alegra que te haya gustado. Es un relato duro, pero a la vez tierno, como dices tú.
      Muchos besitos dulces.

      Eliminar
  7. El relato es excelente, ya te lo comenté en el blog de José, después de leerte me dieron ganas de participar, la verdad no había prestado atención a esta excelente convocatoria, te mando un besote.

    ResponderEliminar

Deja en mis puntos suspensivos tus palabras...