sábado, 5 de febrero de 2022

A veces la luna se viste de cuero y encaje...


Hola de nuevo.

Hoy me apetecía compartir con vosotros uno de los poemas de Sin cobertura, ya sabéis, ese no-poemario tan chulo que he escrito y que ha salido a la venta hace poquito.
En el vídeo podéis escucharlo leído por mí, y a mí podéis verme muy bien acompañada por mi editor y socio descentrado Ángel Lara.
Y eso cuenta, que a veces la luna se viste de cuero y encaje, pero otras solo necesita un abrazo de los que huelen a naranja amarga, después de todo a la luna le pasa como a nosotros, ¿verdad? 
Todos sabemos de eso, de hacernos los fuertes, de no querer mostrar nuestras debilidades, de proteger nuestra cara oculta.
Espero que os guste.





 

sábado, 22 de enero de 2022

De lectores y coberturas

Nuestros fantasmas, nuestros demonios, nuestros miedos... nos hablan. A veces nos susurran, otras nos cantan, pero otras nos piden a gritos que contemos su historia, nuestra historia. Yo lo he hecho, he puesto voz a mis fantasmas y he vomitado un no-poemario lleno de verdad y ¿por qué no decirlo? de belleza.

Este no-poemario se llama Sin cobertura, y desde el pasado sábado 15 de enero ya no me pertenece solo a mí.



Apenas una hora antes de la presentación alguien me preguntaba por wasap de qué trataba mi libro. No contesté, es más, una semana después no he contestado aún a ese mensaje y no lo voy a hacer, pero me hizo gracia, quizá digo gracia cuando lo que quiero decir es indignación y tristeza. Unos minutos antes de intentar explicar en público cómo me había sentido en los últimos años después de que me diagnosticaran una enfermedad crónica con afectación neurológica y cómo volqué esos sentimientos en un papel, pretendían que lo resumiera en un wasap. Puede que mi libro trate de temas  demasiado profundos, demasiado íntimos, demasiado míos. Puede que si no me resulta fácil contestar en un wasap de qué trata mi libro el interés del lector decaiga, no merece la pena leer algo que requiere de tanta explicación, algo que no soy capaz de resumir en un breve audio, porque supongo que de leer un mensaje escrito ni hablamos. Puede que ese sea el verdadero problema: el no-lector.

No sé, igual son paranoias mías. Solo estoy pensando en voz alta y compartiendo una anécdota que, en el momento, me hizo sonreír pero a la que no he dejado de dar vueltas durante toda la semana. O igual no son paranoias y la palabra adecuada es frustración.

Pese a todo, Sin cobertura no es un libro triste, es un libro de verdades, de versos de colores y de asumir que raro rima con humano.

Ya sabéis, si lo que queréis es que os cuente en un wasap de qué trata el libro lo más fácil es que no os conteste, pero si os apetece leerlo y darme vuestra opinión podéis conseguirlo en nuestra web:

https://descentrados.es/producto/sin-cobertura/